McDonalds – Ripple Effect

LeBron James y el comentarista de la ESPN Stephen A. Smith protagonizan este anuncio jugando con el recurrente debate de si LeBron es o será el mejor de todos los tiempos. En el anuncio James tuitea la frase “Chicken McNuggets #GreatestAllTime,” y Smith le responde si está seguro, si ha oído hablar de las hamburguesas Cuarto de Libra con queso, que dónde quedan los BigMac. El debate genera una reacción en cadena a lo largo y ancho de Estados Unidos.

Stephen A LeBron James Chicken McNuggets

Nike Basketball – LeBron James. Leave a Message

¿Quieres felicitar personalmente a LeBron James por su segundo anillo? Nike lo ha hecho posible.  Puedes felicitar a la estrella de los Miami Heat por lograr su victoria en el séptimo partido de las Finales de la NBA frente a los San Antonio Spurs, logrando así su segundo anillo de campeón, gracias al número de teléfono habilitado para ello (305) 757-226, donde puedes dejar tu mensaje y una voz femenina te responderá con “Thank you. LeBron will see you next season. Goodbye!” 

En el anuncio televisivo LeBron recibe las felicitaciones de Spike Lee, Warren Buffet, Dr. Dre, Mike Krzyzewski (Coach K) o Bill Russell.

El lanzamiento del anuncio estuvo respaldado por las cuentas de twitter @Nike y @Nikebasketball.

Agencia: Wieden + Kennedy

Por qué LeBron James no es Michael Jordan

Recientemente un amigo, gran seguidor de LeBron James y harto del odio, según él injustificado, hacia la estrella de Miami, lanzaba la siguiente pregunta por Twitter: Me pregunto si cuando Jordan jugaba la gente deseaba que perdiera. La simple comparación desató la ira de muchos, y no porque LeBron sea peor jugador de baloncesto (no se puede comparar, pero de así hacerlo tal vez sea hasta mejor jugador), sino porque los sentimientos que evoca Michael Jordan en la mente no sólo de los seguidores del baloncesto, sino de los aficionados a cualquier deporte u hombre de negocios son completamente opuestos a los que evoca LeBron. ¿Por qué? – Por quiénes, diría yo. Por David Falk y Maverick Carter.

retirando a Lebron

Al pensar en Jordan, en Ali, en Beckham, el deporte no es necesario para identificarlos. Ali es personalidad y esfuerzo, Jordan es clase y éxito (en negocios y en el deporte), Beckham es belleza física y caballerosidad. Son iconos. James es un jugador de baloncesto. La diferencia radica en cómo hacer las cosas fuera del ring, del estadio o de la pista, y quitando algunas excepciones como el propio Ali, Shaquille O’Neal o Magic Johnson, que son depredadores del micrófono y la cámara, el resto de deportistas debe rodearse de expertos en marketing, branding personal, derecho y negociaciones, y debe seguir casi al milímetro el camino que le marcan.

He esperado a hoy, día siguiente al séptimo partido de final de Conferencia Este, para escribir esta entrada. No porque fuera a escribir algo diferente en caso de que perdiera o ganara, pero sí, en caso de que perdiera Miami, por conocer su reacción, porque LeBron reacciona siempre mal, porque nadie le dice cómo tiene que actuar, qué decir, qué hacer para aparentar ser un caballero, si debe llorar, en qué momento debe ir a felicitar al rival

Para la comparación Jordan – James he citado dos nombres para muchos desconocidos, pero que son los artífices de la imagen actual de ambos deportistas. David Falk  fue el agente de Michael Jordan, el hombre que le hizo ver que fichar por Nike, una marca secundaria, era lo mejor para empezar de cero y que la marca creciera en torno a su figura, el que le convenció de que los colores de los Air Jordan I no eran los colores del diablo, el que se peleó con Phil Knight para que los anuncios de la marca Jordan fueran exactamente como debían ser para que la imagen de Jordan fuera la que es, el que le convenció de que hiciera una película con Bugs Bunny. Jordan en la pista era una pesadilla, un mal compañero de trabajo, un hijo de mala madre que insultaba a sus rivales, además del mejor jugador de la historia. Fuera de la pista era un corderito que hacía lo que su amigo y consejero Falk le marcaba, haciendo así que todo lo que tocara se convirtiera en oro.

Jordan, Falk y Charles Barkley

Jordan, Falk y Charles Barkley

Maverick Carter es el representante de marketing de LeBron James. No quiero convertir este artículo en una defensa de las élites ni insinuar que las personas sin estudios no son válidas para desempeñar trabajos de gran responsabilidad (en esta lista Carter aparece rodeado de mentes brillantes), pero posiblemente este caso sí sea reseñable. Carter no tiene una carrera universitaria, su único empleo previo fue el de becario para Nike (vender marihuana en un parque de Akron no cuenta como empleo), y ya ha pasado a la historia como el ideólogo del documental The Decision. Este documental, en palabras de David Stern ha sido concebido de manera insana, mal producido y lamentablemente ejecutado. También ha pasado a la historia por arrastrar a James a hacer una defensa del mismo documental alegando que las críticas tenían un trasfondo racista  y que no las entendían cuando todo lo recaudado iba a una asociación infantil. Todo un lumbreras que está destrozando la imagen de The chosen One. El círculo de James se completa con Randy Mims, su asistente, sin titulación tampoco, y Rich Paul, que hace las veces de agente. Los cuatro, LeBron, Randy, Maverick y Rich son los propietarios de la agencia de gestión LRMR. Poca creatividad se le puede pedir a una agencia que por nombre tiene las iniciales de sus creadores, que no tienen nociones de marketing, de derecho, de gestión ni de imagen y que han llegado a donde están por el simple hecho de haber nacido en Akron y haber sido amigos de la infancia del que podía haber sido el Muhammad Ali del siglo XXI  pero que se ha quedado en un simple atleta. James ha tenido en sus 10 años de carrera ya 3 agentes, y pongo la mano en el fuego por que estos cambios se han debido a que el jugador no ha pasado por el aro a la hora de hacer lo que debiera si quiere trascender del deporte.

Maverick Carter junto a Warren Buffet

Maverick Carter junto a Warren Buffet

La imagen de Jordan pasó de ser polémica a entrañable y navideña en sólo 3 anuncios de los Air Jordan I (links a los anuncios AJI, Censurado y Navideño), se juntó con leyendas del baloncesto, actores del momento, músicos, dibujos animados…Todo para llegar a proyectar la imagen más atractiva para el mayor público objetivo posible, a nivel mundial. Mi próxima entrada, en la que llevo trabajando semanas, profundizará en la imagen de Jordan en base a la publicidad de Air Jordan.

La imagen de LeBron comenzó de manera vertiginosa, incluso antes de aterrizar en la NBA. Su primer anuncio con Nike lo proclamaba como lo que se esperaba de él, el mesías, el elegido, pero sus pasos posteriores no han podido ser peores. Tras su famoso anuncio del “What Should I Do” y el documental “The Decision” su imagen no podía haber llegado mas abajo, y si a las críticas su supuesto consejero se defiende con “nos da igual, somos los que más zapatillas vendemos” es para temerse que lo peor está por llegar. Ya no es un Haters Gonna Hate, es un Hated Is Gonna Try to be Hated.


Tal vez ya se entienda un poco mejor que el odio no es al LeBron James jugador sino al LeBron James personaje. Digo personaje porque estoy convencido de que James es una muy buena persona, muy buen amigo de sus amigos (tal vez ese sea uno de los problemas), y que su carencia de rumbo ante el gran público es producto de la imagen que sus “asesores” han generado a su alrededor. Y es que la lista de pifias es enorme. James fue el primer negro en aparecer en la portada de Vogue, junto a Gisele Bundchen. Motivo de orgullo diría yo. ¿Dónde estaba su asesor de imagen cuando Vogue presentó sus ideas para la portada? ¿Cómo permitió esto? Tristemente, tal vez haya sido idea suya el que apareciera como una bestia en ropa de deporte, como lo que es, un simple jugador de baloncesto.

comparacion mono LBJ

James rebajó de manera drástica su salario para poder crear un equipo ganador en Miami, eso debería generarle una imagen de ganador ante el público, pero al abandonar como abandonó Cleveland la situación se volvió en su contra. Si Durant y Westbrook aparecen con su look de camisa a cuadros, mochila y gafas de pasta apetece salir de fiesta con ellos. Si incluso Dwayne Wade aparece con ese look es cómico. Si lo hace LeBron James es un payaso, en el peor de los sentidos. James tiene su fundación, galas benéficas, se compromete, pero hace lo que todos. No tiene un David Falk detrás que derroche creatividad y trate de llevarlo a otro nivel. Recientemente LRMR, de la que Maverick Carter es CEO, se ha aliado junto a la potentísima agencia de Marketing Fenway Sports Management, gracias a la cual James ha entrado a formar parte del accionariado del Liverpool FC. Buenos movimientos, a los que hay que añadir acuerdos con Beats by Dre y otras, que empiezan a rediseñar la imagen de James. Pero leyendo entre líneas, lo que ha pasado es que desde que Carter no toma las decisiones sin tener ni puñetera idea sino que delega en personal experimentado y profesional la situación ha comenzado a cambiar. Cuanto más siga dedicándose Maverick Carter a sacarse fotos con Warren Buffet y Jay-Z en vez de a tomar decisiones sobre la imagen de LeBron James mejor será para este último, y tal vez algún día, con 6, 7 u 8 anillos de campeón, 8 MVPs y siendo el mejor jugador de la historia, James deje de ser un simple jugador de baloncesto.

NBA PlayOffs – We Are All Watching. (1) LeBron James

Primer anuncio dedicado a los Playoffs de la NBA 2013, protagonizado por la estrella de las finales del año 2012, LeBron James. En el anuncio se rememoran los mejores momentos del séptimo partido de la final de la Conferencia Este que enfrentó a los Heat contra los Boston Celtics.

 

Agencia: Goodby, Silverstein & Partners, USA